BLOG

Evolución de la Automatización Industrial. Artículo de Antxon Errea publicado en NAVARRA CAPITAL

Publicado el 18/10/2018

AUTOMATIZACION PASADA, PRESENTE Y FUTURA.

La automatización siempre ha jugado un papel decisivo en la productividad de las empresas fabriles. Cumpliendo con los objetivos de rentabilidad y satisfacción del cliente, los procesos productivos se han modernizado paulatinamente asumiendo cambios en sus componentes, tecnologías aplicadas, comunicaciones, relación con las personas, cadenas de suministro y calidad de producto final.

La tecnología desarrollada es el hilo conductor del avance de la automatización y, en la actualidad, nos permite innovar y descubrir nuevos límites que garantizan nuevos procesos productivos inteligentes y en continua evolución.

Son disciplinas como la robótica convencional, la robótica colaborativa, la visión artificial, la sensorización y recogida de datos, los medios de transporte autónomos o la realidad aumentada, entre otras, las que están cambiando no solo nuestro entorno de trabajo sino nuestra visión y exigencia de los procesos productivos.

AUTOMATIZACION DEL PASADO. (AÑOS 80)

La automatización del pasado era una automatización simple, robusta y sencilla, la cual solo tenía que cumplir el requisito de agrupar el máximo de etapas que podía tener el ensamblaje de un producto. Poniendo un ejemplo, el objetivo se reducía a que líneas productivas y maquinarias trabajasen con tan solo darle a un botón de marcha.

Este, ahora arcaico, hecho no significa que se realizasen malas automatizaciones ya que representaban lo que la industria demandaba y, también, lo que el hardware y software de aquellos años permitían realizar. Las empresas necesitaban producir más para cumplir con las demandas del mercado y con procesos manuales era muy difícil cumplir esas necesidades.

Echando la vista atrás, estas automatizaciones fueron la mecha de ver grandes oportunidades para las empresas productivas de mejorar sus suministros y descubrir que podían comenzar a desarrollar formas más ágiles y flexibles de producción para luego sacar al mercado diferentes referencias de un producto con ciertas similitudes y en tiempo récord.

AUTOMATIZACION PRESENTE: (AÑOS 2000 HASTA LA ACTUALIDAD)

Las automatizaciones ya son dinamita, y las empresas productoras no necesitan solo agrupar el máximo de etapas de un ensamblaje, también necesitan que la automatización ofrezca una alta calidad y valor añadido al producto. El automatismo debe supervisar, controlar, medir, monitorizar la trazabilidad y comunicar esa calidad de producto, todo esto sin perjudicar al temido TIEMPO DE CICLO.

Este nuevo escenario, propiciado por la evolución de las diferentes tecnologías, genera dos grandes impactos a los procesos productivos:

-          Las empresas fabricantes de hardware y Software tienen el deber de innovar y suministrar a las ingenierías de desarrollo y empresas productoras gran cantidad de hardware eléctrico y electrónico para que, unido a un cada vez más complejo desarrollo mecánico, estas automatizaciones cumplan los requisitos de PRODUCTO DE CALIDAD Y CON CERO DEFECTOS.

 

-          El segundo impacto, es el que nos atañe más de cerca a las ingenierías que nos centramos en automatizar procesos, aprender a aprovechar, entender, manejar, configurar y comunicar todo el hardware y software que suministran las empresas proveedoras de tecnología. Es el gran reto para los diferentes departamentos de una ingeniería: conocer y unir toda la tecnología para ofrecer al cliente lo que justo necesita y capacitarlo para ser líder de su producto. En este apartado, es muy importante la labor de las personas y la continua formación tecnológica y de sistemas, son los técnicos los que de verdad hacen posible el automatismo al demostrar que saben exprimir todo su conocimiento para extraer todas las posibilidades de una automatización.

 

AUTOMATIZACION DEL FUTURO.

En la actualidad, la entrega de una automatización deja un desarrollo de ingeniería de alta complejidad a un personal no cualificado para su interpretación.

El cambio se va a producir. Las empresas tecnológicas tienen que empezar a suministrar hardware que simplemente con conectarse uno con otro se reconozca sin importar la marca de estos equipos o los protocolos de comunicación que habitualmente utilicen y automáticamente se genere una base de comunicación para el diálogo entre diferentes componentes.

Las automatizaciones tienen la necesidad de acortar plazos de integración para aportar la capacidad de suministro y cambio rápido de producto a demanda del mercado y para ello la tecnología tiene que empezar a ser de fácil integración o de fácil configuración.

Hoy día existen en el mercado infinidad de marcas que aportan tecnología, con miles y miles de distintas referencias de producto. Esta abundancia de opciones dificulta la decisión de que material es el adecuado para cada automatización por si no acaba de cumplir el requisito del entregable final a cliente.

Por todo ello, la automatización está dando un salto categórico y las famosas palabras de industria 4.0 que todos hemos oído se van a cumplir y todo sistema que se instale dentro de un proceso de automatización va a estar comunicado no solo entre sí de manera sencilla, sino ofreciendo gran cantidad de datos de lo que sucede en el ensamblaje de un producto concreto y estos datos a su vez sean procesados por el propio automatismo haciéndolo inteligente y generando cambios internos de manera automática en el proceso productivo para dar la calidad exigida sin que tenga que manipular una persona dicha automatización.

El reto actual es poder entrar dentro de la configuración de una tecnología y modificarla para que sea inteligente y pueda adaptarse de manera autónoma sin intervención de una persona a las necesidades del producto y la demanda de producción.